El Gabinete del Doctor Palop

…….

a Don José María Palop Gómez en el noventa aniversario de su nacimiento. Al que tuve la inmensa suerte de conocer.

Anuncios

8 Respuestas a “El Gabinete del Doctor Palop

  1. Palop, apodado por sus compadres de Jaimito “El chistógrafo”, autor, como tantos humoristas, de obra dispersa repleta de hallazgos felices, gráficos y de los otros; condenado como tantos al olvido porque no hizo ninguna “obra larga” que por lo visto es forma única de conseguir el certificado de madurez y su consiguiente pasaporte a la posteridad… a la posteridad inmediata y fugaz de algunos, que otros sabremos siempre apreciar lo menudo y lo secreto precisamente como lo más íntimo y sabroso que aguarda en cada esquina del papel impreso…

    • …punto por punto Abuelito…maravillas hizo Palop a montones, a patadas…Robertín, el niño millonario; La Abuelita…un maestro de la historieta y de muchas cosas más…

  2. Además, como bien sabe usted, la posteridad no existe, así que no es cosa de preocuparse de ella…

    • …ni siquiera el presente, Abuelito, que elucubración es, ajena a uno mismo, sujeta a la necesidad que pocas veces nos concierne…pero, insisto, Palop era buenísimo…

  3. La gota que colma la viñeta…

  4. >>>tuve la inmensa suerte de conocer.>>>

    Y yo de filmar.

    >>La habitación era triste, más que triste, entristecida: una mesa de las de siempre, recia; una silla espartana, de obrero; una estantería vidriada y abarrotada de libros y de recortes de cine antiguo; y nada más; bueno, sí, estaba Don Josep, entristecido, como su habitación, pero me buscó otra silla. Le llenamos el cuarto de maletas, camuflamos un micro entre los lápices, escondimos el grabador Nagra bajo la mesa y, como la luz por su izquierda (nuestra derecha, o sea) era aún más triste que la habitación, y como me pareció que no estaban sus ojos, los de Don Josep, para mucha cegadora fotolita, me puse a mentirle al diafragma (con la lógica desconfianza del operador: las gentes del cine hoy van a lo que marca la marca) para conseguir que Don Josep tuviera colores tal que de an-gelote. Emplacé la telecámara en el sitio más triste que encontré (uno, ya saben, es siempre orgánico), la Taylhardat se ocultó -para nuestra desgracia- bajo el trípode, y allí estuvimos, en el cielo, más de una hora escuchando.>>

    • …así era su casa, de una oscuridad inaudita…gracias por reproducir todo esto aquí…enjuto y de cabello blanco. No he escuchado otro silencio como el de su casa, se notaba…me habló una vez de muebles antiguos, farolas y utensilios de cocina porque notó que me interesaban…otras veces de tebeos, no del devenir de su oficio, sino de la línea y el trazo para sintetizar…alguna vez de lo jodido que era su trabajo en medio de tiburones, esquiroles (aún anda por aquí el tipo que les derrumbó su huelga con la Editorial Valenciana…pero son historias que ya nadie conoce ni interesan) y descarados editores…una vez de la evolución del cabello en las mujeres, de sombreros y labios…
      …le asombraba que me gustara tanto su “Abuelita” y sonreía.
      Dibujó cada rincón de Valencia, por dentro y por fuera, la ciudad peatonal, la de la gente…

  5. Sí, de los esquiroles habló aquel día.

    Y quedó grabado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s