(swc) – la mañana

…….

El veraneante, en los recovecos del primer tramo del sendero, suele defecar. Es el testimonio que suele ofrendarle al paisaje. Papeles que al anochecer brillarán. Su ofrenda, al fin y al cabo la disuelve la naturaleza. Y esas octavillas relucientes cuando la luna, parecen anunciar el comienzo de lo civilizado, la premonición de cierto ordenamiento macabro en el que hemos quedado en regresar.

Cuando anochece la arboleda ya es un solo árbol. Pero sabemos que los árboles nunca son los mismos y se imitan en mil posiciones ensayándose árbol. Pero aún es la mañana, y el desierto se puebla mientras la hojarasca escoge sitio sin equivocarse. Todavía habrá que andar. Veraneante sendero, suele. Testimonio al paisaje. Papeles, al fin y al cabo, octavillas relucientes bajo la luna, cierto ordenamiento al regresar.

Anochece la arboleda. Nunca son los mismos en posiciones árbol. Mañana sin equivocarse. Todavía habrá que andar.

Recovecos del testimonio, al fin y al cabo sabemos que los árboles imitan el desierto que andar. Mañana que andar, andar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s