La Naranja Ortopédica (2D3)

cia-_0001

cia-_0002

cia-_0003

cia-_0004

…….

Pudo Vldmir hablar con Violette y, al parecer, ésta le hilvanó los motivos por los que suspendían su relación  mantenida ¿tormentosa? En absoluto.

Así se presento Vldmir en mi estudio, con esa su cara blanquecina y muda que lo afilaba. Traía unas arañas, nuevas, grandes como puños, azuladas, depiladas y con ojos de diamante. Tomó mi catre y en dos semanas, según recuerdo, apenas se levantó de allí. Tuve que habilitarme un petate en la terraza, era verano. Desde su atónita derrota me fue dictando estas páginas deprimidas, con aquel humor agrio y escueto que fluía entre cafés. Ya no podré amar a nadie- me dijo. Mucho es eso- le dije. Sí, parece demasiado- me replicó. Y lo dejó estar…Una mañana ya no lo encontré allí. Seguí durmiendo en la terraza. Le había tomado gusto.

Anuncios

Una respuesta a “La Naranja Ortopédica (2D3)

  1. En verano siempre se agradece dormir bajo el resplandor de las farolas naranjas y estrellas lejanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s