Souvenir de los Infiernos (6) una mañana en el juicio final

souvenir-006-una-manana-en

Castigado en el infierno te mandan al cielo toda la mañana. Sus rectilíneas calles de razonada geometría acaban aburriendo. Y ese resplandor, vacuo, de los feligreses que lo habitan es lisa cartulina inmaculada. También está el fulgor, ese resplandor, destello o brillo que añora las tinieblas. Y todos te saludan con su ráfaga dental. Y todos se lamentan de lo lóbrego en tu sombra.

Así, sumido en el tedio, acabas yendo al Juicio Final, a una de sus gradas gallinero, por ver de pasar el rato. Viendo como el funambulista atraviesa la maroma y en el desliz se precipita en su eterno fuego. Donde se abrasa junto al aleteo angelical que suena a aplauso.

Pude ver que el innombrable no era tuerto como en el dinero. Que el izquierdo fuma picadura y se ríe de los mansos. Espectáculo romano, soez y tal, como todas las cosas de allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s