Prodigios Vivientes – Al y Jeanie Tomaini

Jeanie conoció a Al en 1930 durante un espectáculo de feria. Al se medicaba para retardar su crecimiento, era un gigante, ya que la secreción hormonal de su hipófisis le impedía una osificación normal.

Así como a Al no le agradaba demasiado el mundo del espectáculo, a Jeanie le sucedía todo lo contrario. Siendo aún bebé sus padres, que veían en la niña una fuente de ingresos, la exhibieron por las ferias de Indiana y le cogió gusto.

Jeanie nació sin piernas. Y a sus once años ya tenía cartel propio. Consistía en subir con sus manos por una escalera haciendo el pino y otras acrobacias gimnásticas. Por su parte Al, simplemente exhibía sus 2,60 cm. de altura.

En 1936 decidieron casarse. Negándose, tal como pretendían sus patrocinadores, a hacerlo frente a la muchedumbre. Preferían una ceremonia más intima y un juez de paz los desposo en el estado de Nueva York. Acto seguido los recién casados partieron de luna de miel hacia las cataratas del Niágara.

Abandonaron el mundo del espectáculo en 1949 estableciéndose en Gibsonton (Florida) y sólo aparecieron en el Sideshow como estrellas invitadas de tanto en tanto. En Florida Al desempeño el trabajo de policía y jefe de bomberos.

Adquirieron unas tierras junto al río Alafia y crearon el Giant´s Fishing Camp donde, a menudo, sus compañeros de profesión se relajaban practicando el noble arte de la pesca.

Los desajustes glandulares que provocan el gigantismo, finalmente, acabaron con Al. Jeanie le sobrevivió más de tres décadas, viviendo con sus hijos en el “Campamento de Pesca El Gigante”.

…….

Bernice “Jeanie” Smith – 1916/1999.

Al Tomaini – 1912/1962.

“The World´s Strangest Married-Couple”.

“The World´s Only Living Half-Girl”.

Anuncios

5 Respuestas a “Prodigios Vivientes – Al y Jeanie Tomaini

  1. Maravilloso. Me ha dejado sin palabras. ¿esta historia es de verdad o inventada?
    ¿Van a seguir los cromos de este tipo?

  2. Tan real como una defunción, señor mío. Esa es nuestra intención. Ir subiendo a los artistas del hambre que, quizá, no tuvieron otro medio de vida que un barracón en las ferias de los pueblos.

  3. Gracias, Michart. Inmenso, como siempre.

  4. Hay días maravillosos, K.
    Gracias a ti.

  5. Mis patas trotadoras, han empezado a trenzar la alfombra que me hace volar.
    ¿Trabajé en un circo o sigo en el?
    fantástico tu circo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s