Souvenir de los Infiernos (2) café express cinético

En los infiernos no amanece. Es un continuo ir y venir de tubos fluorescentes, música de fondo y el runrún del silencio que se cuela entre la publicidad.

Lo que sí hay es café, un café segregado por las moscas que huelen el tabaco. El mejor es el Express, que embadurna las tripas como el búfalo de crema. Sabe a fango y huele a esperanza. Con él uno pasa las horas entretenido aguardando a un diablo que nunca llega.

Por cada taza que ingieres te dan un punto canjeable en el cielo. Y si llegas a tres tazas, una santa te lame el borde de la taza. Por lo demás, vale dos euros. Nada es gratuito en los infiernos y todo tiene copyright, ese pajarito capado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s